domingo, 25 de mayo de 2008

La toponímia PERA en España


(vista del faro en la villa mallorquí de CapdePERA)

Hasta hace poco tiempo, mantuve la plena convicción que el apellido PERA se debía haber originado teniendo como base la toponímia, idea que fue reforzada en mí, a partir de la indicación del reconocido genealogista francés Jean Tosti, quien refiere lo siguiente sobre el apellido PERA en su página web:
http://jeantosti.com/noms/p3.htm.
"Pera
D'origine italienne, le nom évoque la poire. Il s'agit en principe d'un toponyme (nom de plusieurs communes et de hameaux). Le nom de famille est fréquent dans le Piémont, la Toscane et le Lazio
".
La traducción es la siguiente: PERA de origen italiano, el nombre evoca la pera. Se trata en principio de un toponímico (nombre de varios municipios y de aldeas). El apellido es frecuente en el Piamonte, la Toscana y el Lazio.
*(Se debe destacar que en el idioma francés, no existe una traducción exacta para la palabra apellido, por lo que se traduce el concepto como "nombre de familia").

Efectivamente, como anota el mencionado Jean Tosti, se afirma muy comúnmente en los diversos textos que estudian el origen de los apellidos, que el apellido PERA es un uno de origen toponímico; es decir, aquel apellido que es tomado como propio por una familia o tronco familiar del nombre de un barrio, distrito, aldea, villa, pueblo, comarca o ciudad; en el caso en particular de Tosti, él señala que el apellido PERA proviene toponímicamente de municipios o aldeas. Hasta hace unos meses, yo mismo mantenía dicha convicción, y haciendo caso omiso a aquella que para mi configura la primera regla del estudio de los apellidos (luego de mas de cinco años dedicados personalmente al estudio de los mismos): “nunca se debe dar como cien por ciento seguro la etimología de un apellido”; teniendo como toda regla su excepción: “salvo que fuesen apellidos de origen patro o matronímicos, o toponímicos mayores”, me inclinaba también por darle un origen toponímico al cien por ciento comprobado al apellido PERA. No obstante, pude corroborar mi error al calificar tan tajantemente el origen de mi apellido de dicho modo cuando, como he explicado en una “entrada” anterior, tuve mayor conocimiento sobre la utilización del apellido PERA por parte de una noble y patricia rama familiar de la Gens Junius de la antigua Roma. Como ya se ha indicado, dicha rama de la Gens Junius utilizaba, hace 2200 años, la palabra PERA en castizo como apellido, lo que me hizo replantear mis deducciones, y replantear mi opinión en referencia a que si bien el apellido PERA en algunos casos puede ostentar directamente un origen toponímico, no debemos dar como totalmente cierto que ese sea el único origen o procedencia del apellido PERA, pues pueden haber otros orígenes tan o mas válidos que el anteriormente mencionado.

Habida cuenta de esta importante aclaración, puedo pasar a señalar que, como indico líneas arriba, Tosti se equivoca en parte, pues si es cierto que existen incluso hasta la actualidad localidades (aunque muy pequeños en relación al área territorial que ocupan) que ostentan el nombre PERA, como una conjugación de palabras que enlazan la misma. Este es el caso de dos territorios en tierras españolas que existen y mantienen la nomenclatura PERA. Aquí debo detallar, que Jean Tosti indica luego de su investigación que PERA es un apellido toponímico de origen italiano, mas en ningún momento expresa la procedencia de esa toponímia en el territorio italiano, mas bien a través de mis investigaciones he llegado a dicha toponímia en el segundo país en cuanto a difusión donde se puede hallar la palabra PERA como apellido. Me refiero aquí a la comarca española del Bajo Ampurdán (Baix Empordá), situada en la provincia de Gerona (o Girona en catalán), comunidad autónoma de Cataluña, la cual se denomina “La PERA”; y la villa de “CapdePERA” situada en la isla Balear de Mallorca.

Es importante resaltar, que como podemos evidenciar fácilmente, ambos villorrios son de origen catalán (Catalá), y sus nomenclaturas -La PERA y CapdePERA- fueron indicadas alrededor de los Siglos XI (1019) y XIII (1229) respectivamente; mientras que por el contrario, en la actual Italia -que es de lejos el país donde actualmente residen la mayor cantidad de personas que utilizan este apellido- no existe ningún comune (municipio), villa, o ciudad que porte ni en solitario ni de modo enlazado, la palabra PERA. No deja de sorprender por ello, que de esta manera podamos esclarecer que han podido coexistir dos distintas fuentes de origen de este apellido; en Cataluña (Catalunya) y en la antigua Roma, como se ha demostrado en una “entrada” anterior. Se debe observar asimismo, que a pesar de que durante un tiempo se tuvo la creencia que Barcelona -capital catalana- fue una ciudad fundada por la antigua nación cartaginesa, en épocas mas recientes se ha desestimado esta opinión, y se han podido conseguir pruebas más contundentes referidas al establecimiento de una colonia romana sobre una población nativa de la zona. No obstante ello, la romanización es un hecho irrebatible, siendo la misma iniciada en el siglo II a.C., llegando a tal profundidad en su penetración, que los catalanes -y en general los íberos- abandonaron paulatinamente su lengua nativa para adoptar con el paso del tiempo el latín, lengua oficial del imperio romano y sus colonias.

Si observamos con agudeza esta última afirmación, veremos que el influjo de la romanización llegó a tierras catalanas en el siglo II a.C., lo cual tiene relación con el siglo en el cual tres ilustres de la Gens Junius, y mas concretamente, de la rama familiar PERA, ostentaron el cargo de cónsules y dictador romano en el caso del último personaje que ostentó cargos políticos y militares en el Imperio Romano, Marcus Junius PERA. Dichos cargos fueron ejercidos por estos personajes patricios de la aristocracia romana entre los años 292 y 216 a.C., sin embargo, esto es una coincidencia de fechas y no un hecho confirmado, pues no se tiene conocimiento ni pruebas que dichos personajes hayan sido enviados o radicados en aquella temprana colonia romana en Cataluña; el dato mas cercano que hay, es el que se indica en el libro de Francisco Xavier de Villanueva, titulado “Historia antigua de los egipcios, de los asirios, de los babilonios, de los medos, y de los persas, de los macedonios, de los griegos, de los cartagineses y de los romanos”. Madrid, 1759. p. 107. En el cual de Villanueva indica que “Hizose en este año el censo cuarenta y nueve. Encargóse a los Cónsules la guerra de Liguria, que entonces no tuvo resultas”. De ello podemos saber que el Cónsul Marcus Junius PERA anduvo por la actual región italiana de la Liguria, cuyas costas están muy cercanas a las costas catalanas, todas las cuales están bañadas por el Mar Mediterráneo, mas no se indica un contacto directo entre la zona del territorio catalán, y algún miembro de esta Gens.

Si nos centramos ahora directamente en el territorio de la segunda villa, CapdePera, al encontrarse ésta situada en la isla Balear de Mallorca, vemos que históricamente los romanos conquistaron el conjunto de las islas (Formentera, Ibiza, Mallorca y Menorca) en el año 123 a.C., con lo que unieron por primera vez todo el archipiélago conformado por estas cuatro islas, las cuales pasarían a regirse bajo los parámetros de una misma administración y cultura: la romana, pues es de tenerse en cuenta que hasta ese entonces coexistía una dicotomía sobre el fondo étnico entre las llamadas, por los cartagineses y romanos, Pitiusas (se dice que las mismas estaban pobladas por semitas, concretamente Ibiza y Formentera), y las llamadas por los griegos Gimnesias (concretamente Mallorca y Menorca), poblada por nativos pertenecientes a la antigua cultura mallorquí talayótica. Es recién a finales del Siglo IV d.C., que las islas Baleares se constituyeron como una provincia independiente dentro de la geopolítica del Imperio Romano, y se les denominó la Provincia Baleárica. La historia de estas islas, y en particular de Mallorca, nos habla de una constante lucha entre diversas naciones por conquistarla, si bien es cierto que era una provincia romana, nativos de muchas naciones (vándalos, visigodos, etc.), realizaron constantes incursiones a la misma, siendo una de las mas importantes la de los musulmanes. Esto sólo se explica si tenemos en cuenta la posición territorial tan estratégica que poseían y aún poseen dichas islas, constituyéndose como un "territorio de paso" entre las regiones de la ribera norteña africana, y las ribera sureña europea, ambas costas bañadas por el Mar Mediterráneo. He ahí el por qué de la amplia disputa entre las diversas naciones por conseguir tener una supremacía sobre las islas Baleares.

Prueba de ello, es que el ejército del Rey Jaime I de Aragón, tuvo que realizar desde mediados del año 1229, encarnizados combates contra los moros, para recién poder ingresar victorioso a la ciudad capital de Mallorca, el 31 de Diciembre de dicho año. No obstante, a su ingreso, las tropas descontroladas de Jaime I realizaron una masacre sin distingo tanto frente a los musulmanes como a los nativos mallorquíes. La matanza fue tal, que no hubo tiempo para enterrar debidamente a la gran cantidad de muertos, lo que con el transcurrir de los días, generó una epidemia entre la población mallorquí y los mismos soldados del Rey de Aragón. Mientras ello ocurría, los nobles pertenecientes al ejército de Jaime I, quisieron repartirse el botín de guerra únicamente entre ellos para prontamente abandonar dicha isla, mas la soldadesca no lo permitió, y ello originó que los mismos se vieran forzados a repartir el botín incluyendo a la tropa. La desunión cundía entre las tropas del rey aragonés, mientras en el otro bando, los musulmanes se reorganizaban para empezar a ofrecer resistencia desde las montañas, beligerancia que duraría un par de años mas, tiempo luego del cual los musulmanes que sobrevivieron quedaron en condición de esclavos. Se debe mencionar a su vez, que la isla de Menorca, solicitó obtener la condición de vasalla del Califato de Córdoba, convirtiéndose la misma en una Taifa -pequeño reino perteneciente al califato cordobés- autónoma, donde la religión y la cultura árabe se mantuvieron durante medio siglo más, es decir, hasta 1280. En el mes de Enero de 1287, la flota del Rey Alfonso III de Aragón, pudo ingresar al puerto de Mahón (en catalán Maó, llamado en la antiguedad por los romanos Portus Magonis, en honor a Magon Barca, hermano de Aníbal Barca, ambos pertenecientes a la ilustre y mas famosa familia cartaginesa, los Bárcida o Barca), pactando con los nobles musulmanes, la capitulación de la isla a cambio de que se dejara salir a estos últimos de la isla entregando al resto de la población para que se les esclavizara.

Centrándonos en la toponímia de estas dos villas, La PERA y CapdePERA, podemos ver que la misma se fue moldeando con el paso de los años, hasta llegar a constituirse tal como las podemos observar en la actualidad. Ambas localidades han mantenido dichas nomenclaturas por muchos siglos, por lo que es perfectamente posible que algunas familias que en la actualidad ostentan el apellido PERA, puedan deber el origen y formación del mismo a antiguas vecindades de sus antepasados en alguna de estas poblaciones, lo que sería perfectamente posible, y mas aún refiriéndonos a las actuales familias españolas de apellido PERA, las que no por coincidencia habitan en su mayoría en la Comunidad Autónoma de Cataluña, viviendo las mismas predominantemente en las provincias catalanas de Barcelona (ciudad capital de la Comunidad, donde habitan 676 personas de apellido paterno y 647 de apellido materno PERA), Lleida (73 personas de apellido paterno y 75 de apellido materno PERA), Girona (72 personas de apellido paterno y 68 de apellido materno PERA) y Tarragona (09 personas de apellido paterno y 14 de apellido materno PERA), haciendo un total de 830 personas con apellido paterno y 804 personas con apellido materno PERA sólo en el territorio de Cataluña; lo que visto en porcentaje indica que del total de personas con el apellido paterno PERA en todo el territorio español, un 70.88% habitan en territorio catalán; mientras que del total de personas con el apellido materno PERA en todo el territorio español, un 68.02% habitan en dicho mismo territorio. Podemos apreciar y deducir fácilmente de estas cifras, que en toda España, el 69.45% de las personas con apellido paterno o materno PERA, viven en el territorio de la Comunidad Autónoma de Cataluña.

En el caso de las islas Baleares (en catalán Illes Balears), estas conforman en su conjunto la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares, cuya capital autónoma es la ciudad de Palma de Mallorca. Dentro de las islas que pertenecen a la Comunidad antes mencionada, encontramos a la isla de Mallorca, donde se ubica la villa de CapdePERA dentro de la comarca de Llevant. En esta Comunidad, se puede observar que existen 05 personas que portan como apellido paterno PERA, y con el mismo apellido materno existen 07; lo que en total suma 12 personas las que representan a su vez un 1.02% de personas de apellido paterno o materno PERA dentro de todo el territorio español. Teniendo evidente y demostrada vinculación ambos territorios y Comunidades Autónomas, Cataluña y las Islas Baleares -y dentro de éstas últimas la Isla de Mallorca-, vínculo que se evidencia en que ambos territorios mantienen como lengua oficial el catalán y comparten una historia y geopolítica en común, tenemos que del 100% de personas que ostentan como apellido -paterno o materno- PERA en la actual España, un 71.9% habitan en los territorios que contienen hasta la actualidad y desde hace poco menos de 1000 años, las dos villas antes descritas cuya nomenclatura indica la palabra PERA. Actualmente, existen 1171 personas en toda España que portan el apellido PERA, y como hemos visto, cerca de tres cuartas partes de estas personas aún viven dentro de territorios cuya lengua oficial es el catalán, por ello no es de sorprender, que el apellido PERA esté mas arraigado en estas zonas del territorio español, que en otras donde por cierto existen personas que portan dicho apellido, pero no en la magnitud tan avasalladora como lo es en las comunidades donde se tiene por lengua oficial el catalán. Aquello podría demostrar un probable origen histórico, filológico e idiomático del apellido PERA en tierras catalanas, desde donde dicho apellido se pudo expandir al territorio del Reino español y quizás italiano.
(Ref. http://www.ine.es/fapel/FAPEL.INICIO)

Haciendo un parangón con la República de Italia justamente, podemos apreciar que en la actualidad en todo el territorio italiano, existen aproximadamente 1530 personas que portan el apellido (cognome) PERA, constituyéndose así dicho apellido en el N° 1666 de los apellidos mas difundidos en Italia. Las ciudades donde se encuentra con mayor frecuencia personas con el apellido PERA son: Milano con 171 personas, Genova con 136 personas y finalmente, Roma con 136 personas. No obstante, como he mencionado anteriormente, no existe en la actualidad ninguna localidad o región que ostente como nomenclatura la palabra PERA, ya sea enlazada con otra u otras palabras, como en solitario; por lo que no existe una actual toponímia PERA en Italia, como erradamente señala el investigador y onomatólogo francés Jean Tosti. Con ello no quiero decir que se erradica toda posibilidad histórica de que en algún momento haya existido alguna localidad o región en el territorio de la actual Italia con dicha nomenclatura; únicamente quiero expresar, que no he encontrado luego de una minuciosa investigación, el uso del término PERA como nombre de alguna localidad o territorio en Italia.

Finalmente, quiero expresar que esta ha sido una pequeña reseña filológica, histórica y estadística sobre la toponímia PERA en algunas villas aún existentes en la actual España, haciendo la salvedad que no por el hecho de que estas poblaciones existan, se comprueba al 100% que el apellido PERA deriva toponímicamente del nombre de ambas villas hispánicas, mas concretamente catalanas, y por ende, que el apellido PERA derive netamente en un 100% de un origen español; así como tampoco se comprueba a pies juntillas que no lo hagan. Mas aún, se debe tener en cuenta que tal como los apellidos, los nombres de los barrios, distritos, aldeas, villas, pueblos, comarcas o ciudades (territorios en general, que como es evidente también han aportado sus nomenclaturas generosamente a los apellidos en todas partes del mundo y mas en la zona europea), también sufren cambios, mutaciones, alteraciones o variaciones a lo largo del paso de los años, transformaciones que a veces pueden ser mínimas, como en otros casos pueden ser rotundas, y las cuales generan que se pierda el nombre original o primigenio de las mismas. Por ello, no podemos indicar como fehacientemente comprobado que la nomenclatura de estas villas hayan incidido determinantemente en la actual denominación y uso del apellido PERA, tanto para los españoles como para los italianos que conservan este apellido, o que ello no sea al menos factible. Asimismo, tampoco podemos negar tajantemente la posibilidad de que hayan existido otras comunidades, villas, comarcas, pueblos o ciudades en el territorio de la actual Italia o de la misma España, que hayan ostentado antiguamente el nombre en solitario o enlazado PERA, y que con el paso del tiempo dicha nomenclatura haya variado o se haya perdido. Teniendo en cuenta que ello es algo de difícil verificación, no podemos cerrar las puertas a la opción que hayan existido otras poblaciones cuyo nombre de sus localidades nativas hayan incluido la denominación PERA, y que producto de las mismas, este apellido haya sido acogido como tal, como se verá en una "entrada" futura.

 

Blog de la Familia PERA ©2008-2009 (Webmaster y Webeditor)| Crédito: Mario Pera © Copyright | Todos los artículos publicados en el presente Blog han sido escritos por su editor, cualquier consulta comunicarse con el mismo | Licencia de publicación de la información contenida en este blog revisar: Creative Commons. Por lo tanto: 1. Si Ud. desea copiar y utilizar para fines propios o de difusión pública un artículo o una parte de un artículo mostrado en este Blog, sírvase solicitar el permiso y autorización correspondientes al editor, así como a citar debidamente la fuente que está utilizando. 2. Ud. no puede alterar, transformar o crear ningún tipo de información sobre esta obra, o derivada de la información contenida en este Blog sin permiso y autorización del editor de este Blog. 3. Ud. no puede usar la información contenida en este Blog con fines comerciales o económicos. Recuerde que en internet se otorga una alta condena moral a quien roba o plagia los diversos contenidos de Webs y Blogs, en especial, a aquellos protegidos por licencias Creative Commons como este.